Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Hola Hola~ he vuelto desu yo!
Lun Abr 16, 2012 7:09 pm por Arthur Kirkland

» Petición de Personaje -w-
Vie Abr 13, 2012 3:10 pm por Vash Zwingli

» Castigada y aburrida [Libre]
Lun Mar 26, 2012 8:33 am por Laura Olalla

» rol rol rol
Miér Mar 21, 2012 5:38 pm por Alfred F Jones

» GAME GAME!!!! SALVA, FLOTA, Y AHOGA OWO!(ver. hetalia)
Miér Mar 14, 2012 5:53 pm por Arthur Kirkland

» [juego] Hey~!! el de arriba!!
Mar Mar 13, 2012 1:05 am por Laura Olalla

» Recién llegada; recién extraviada [libre]
Dom Mar 11, 2012 10:08 am por Elise Vogel

» Reglas del Rol
Sáb Mar 10, 2012 3:55 pm por Laura Olalla

» [privado Ivan]
Vie Mar 09, 2012 12:52 pm por Iván Braginski

Petición de Personaje -w-

Vie Abr 13, 2012 3:10 pm por Vash Zwingli

Buen día -w- Yo quisiera pedir a Suizo si fuera posible. (¬w¬)

Comentarios: 0

Petición de personaje

Mar Mar 06, 2012 8:16 am por Elise Vogel

Etto si no es mucha molestia me gustaría ser Liechtenstein u,u

Comentarios: 1

Peticion de personaje

Mar Feb 21, 2012 10:03 am por Laura Olalla

Hola me gustaria tener el personaje de Andorra si no es mucha molestia

Comentarios: 1

Peticion de personaje owo

Mar Ene 03, 2012 7:23 am por Emily F.Jones

Hola eh...quiero pedir a Emily , La vercion fem! de Alfred .3. y creo que ya me salte un paso sin querer ... de todas formas ya cree la ficha xD

Comentarios: 2

Pedido de personaje

Jue Dic 15, 2011 11:32 pm por Alfred f. jones [Dark]

hello me gustaría pedir al Americano dark??

Comentarios: 3

Pedido de Personaje~...

Lun Dic 12, 2011 5:56 pm por Arthur Kirkland

bien... sé que está como "reservado"... pero si, llegara el caso de que no se ocupe, quiero pedir a Inglaterra, porfavor & gracias de todos modos nwn

Comentarios: 6

Peticion de personaje

Mar Dic 13, 2011 1:24 pm por Chiara Vargas

holap... em bueno a mi me gustaría pedir a fem romano si no esta ocupada por favor gracias~

Comentarios: 1

Peticion del awesome Gilbert

Jue Dic 08, 2011 8:33 pm por Gilbert Weillschmidt

Holas~ me gustaría pedir al gran Gilbert por favor

Comentarios: 5

Peticion de Personaje~

Lun Dic 05, 2011 9:03 pm por Tino Väinämöinen

Hii!!
Quisiera pedir el personaje de Finlandia, onegai!!
Gracias!!

Comentarios: 2

Noviembre 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros

Crear foro

Estación
Photobucket
Administradores
Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

~Zona Fanfictions~

Ir abajo

~Zona Fanfictions~

Mensaje  Roderich Edelstein el Miér Oct 26, 2011 4:45 pm

Hola, estaba pensando en más cosas interesantes que pudieran hacernos surgir como foro, y se me ocurrió la idea de poner esta pequeña zona de Fanfictions, Oneshots, Longshots, Songshots, y todos sus deribados.
Para l@s que nos guste escribir, como yo, será un gran espacio para leer lo que se publique: Yaoi, Yuri o Hetero, y creo que con esta zona incluso podríamos llegar a conocer talentos ocultos en las escrituras, cosas así~ owo

Si publicaron ya El Fanfiction o historia, pongan el link en Spoiler, y la pareja en comentario, es una buena forma de ahorrar espacio xDU

* El fanfiction no necesariamente tiene que tener relación con Hetalia~

Yo quiero empezar publicando un oneshot, totalmente hecho por mí, espero que les guste:

Nombre: ¡Maldito muerdago, Bendito muerdago!
Pareja: GilbertxRode
Tipo: Oneshot.
Autora: Nezu Phantomhive~ (yo xD)

Spoiler:
Maldito muérdago, Bendito muerdago!

24 de diciembre, y el Austriaco había salido de compras para hacer las preparaciones de la que iba a ser una hermosa fiesta con la familia Germánica, y como siempre, él quería que saliese todo bien, todo a la hora, no se había olvidado de ningún detalle, porque quería impresionar a los invitados, y por sobretodo, y aunque no lo admitiese, quería sorprender a aquel albino que siempre lo sacaba de quicio, y siempre recalcaba los errores del pelinegro. -"Debo llegar temprano a casa, aquellas notas no se arreglan solas" - Pensaba Austria, ya que tenía una hermosa pieza de piano, su especialidad, para hacer el ambiente más familiar, y más cálido, porsupuesto.
- "Debo arreglar las cintas de los regalos, y ponerlos en su lugar" - Volvía a pensar, sobre los presentes que le tenía a sus familiares, ocupando más su mente, digámos que se estaba "estresando", en cierto modo. Debía hacer las cosas con calma, debía estar con el mejor ánimo de todos.
-"Debo sacar aquel traje de gala..." - Seguía pensando, esta vez sobre aquel traje aristocráticamente bien decorado, elegantemente... "agradable" visualmente.
Haciendose una "agenda mental", el Austriaco apuraba el paso para llegar a la tienda luego, esperaba acordarse de lo que debía comprar, ya que el tiempo, según él, no le alcanzaba para hacer una lista decente, en una hoja, de lo que debía comprar. Se adentró rápidamente en la tienda, y se dirigió a la sección más importante para él: La sección de licores. Sabía que su familia era excelente tomando cerveza, no podía negar que él tambien tomaba, pero su compostura siempre debía estar en alto, por lo que se llevó solamente 3 botellas de la mejor cerveza según él.
Luego, se dirigió a la chocolatería. ¿Por qué? Porque aunque jamás lo admitiese, sabía que el albino iba a estar ahí, y tambien sabía que uno de los grandes vicios de su invitado, además de la cerveza, eran los chocolates. Medio ruborizado, [al pensar en el prusiano y no admitirlo] y medio indeciso, tomó una caja de bombónes y salió rápido de aquella sección. Compró wurst, y una serie de cosas de las que, por suerte, se acordó. Agradeció que no había demasiada fila, y pagó los euros correspondientes, pensando como siempre que se había excedido de lo que él decía que gastaría, pero no le dió mucha importancia. Salió, y decidió irse por el camino del bosque, le parecía más bello y más rápido... No, en realidad no, solo le parecía bello. Era invierno en su localidad, por lo que se encontraba vestido con un elegante chaquetón negro, con una bufanda azul oscura, los pantalones del mismo color, y zapatos negros. "No porque eran simples compras hay que vestirse informal", piensa, y lo hacía notar perfectamente. Iba más tranquilo caminando, aquel bosque realmente lo relajaba, se ocupaba de sus pensamientos más relajadamente, hasta que...:

- ¡Kesesesese!- Se oyó no tan lejano de él, y sabía perfectamente quien era. ¿Qué hacía en la calle? ¿Por qué no se ha arreglado? "Ojalá no me haya visto..." - Pensaba, apurando el paso, no quería que lo viese comprando las cosas a última hora, tal y como Prusia lo hacía.:

- Oi, ¡Österreich! ¿Qué haces? Lo había visto, el Austriaco era totalmente reconocible con aquella teñida tan elegante.

- ¿No es eso lo que debería preguntar yo? -Dijo el pelinegro distante, como siempre-

- ¿A qué te refieres, señorito? ¡Yo solo vine a ver cómo andaban las cosas por aquí!

- ¿Cómo que a que me refiero? ¡Fuiste el primero al que le avisé! ¿Es que acaso no has de recordar que hoy es la
celebración de Nochebuena con toda la familia? Es más, yo no debería estar aquí, me haces perder mi tiempo...

- ¡Ja! ¿Cómo crees que no me acordaba? ¿Tan tonto crees que soy? A mi asombrosa persona no se le olvida nada, ¡nada! -No se acordaba en lo absoluto-

- Puedo apostar a que hiciste algún tipo de salida con tus "amiguitos" para hoy, me lo podría esperar de tí, obaka-san...

- ¿Quieres apostar? -dijo el prusiano en un tono desafiante-

- No estoy seguro, no es algo correcto el andar apostando por cosas tan estúpidamente obvias. -dijo el Austriaco, con un cierto tono de madurez-

- ¿Huh? ¡Pero si tu eres el idiota que dijo que podía apostar a que yo había organizado algo con mis amigos!

- ¿Es que acaso no es obvio?

- No, para nada. Si quieres, preguntales.. -El prusiano le pasa su celular al pelinegro. Este, lo tomó, y buscó a Antonio en los contactos, al cual encontró casi de los primeros- Veamos... -le da a "llamar", y espera pacientemente, hasta que la voz del español se escuchó por el otro lado-- Aló?... Hola antonio, habla Roderich, me gustaría saber si es que por casualidad has planeado alguna salida con Gilbert para hoy... no lo sé, algún tipo de celebración, viendo el día.......Ok, Gracias, adiós. -cortó-

- ¿Y? ¿Que te dijo?

- Dijo: "No recuerdo haberlo invitado a celebrar conmigo, además, estará Lovi-love, y estaré algo ocupado"

- ¡Ha! Te lo dije, ¡he ganado! Mi asombrosa persona nunca falla, ¡haha!

- Momento, señor Ego, todavía falta aquel Francés! -vuelve a los contactos en el celular del albino para llamar a Francis, no de muy buena dispocisión-

- ¿Aló?... No, no habla él, habla Roderich..... No, no te diré cosas desagradables.... Quería saber si por casualidad habías planeado alguna salida con Gilbert... Okay, adiós. -colgó, con cara de frustración-

- ¿Y?

- Dijo: "¿Eh? ¿Yo invitar a mi casa al albino para celebrar? No que yo me acuerde, además, estoy muy...ocupado. ¿Sabes? Estoy dando... charlas personalizadas en mi habitación, y como te imaginarás, estoy muy ocupado, aunque no tengo problema si es que Prussia quiere venir a "charlar" con onii-san~"... Lo que me extrañó, es que jadeaba mucho al hablar, y al final de la llamada, se escuchaba otra voz, tambien jadeante, pero muy dulce, no tan dulce como la de una niña, pero dulce, se le escuchaba hacer sonidos medio extraños.. No me imagino lo que han de estar haciendo...

- ¡HA! ¡Ahora si gané! ¡Kesesesese! ¡Soy el mejor! -decía dando "saltitos" y agitando los brazos-

- ¡No hagas tanto ruido! ¿que es lo que debo darte por haber "ganado"?

- Te haré elegir, pequeño señorito. O me compras chocolates, o... le das a mi asombrosa persona un poco de.. tí... -El albino dijo la última frase, susurrándole al oído y tomándo al pelinegro de la cintura de forma provocativa, lo que provocó que el aristócrata se sonrojara por completo. Esperó unos segundos, captando el suave aroma del Austriaco por su cuello, y se alejó- ¡Hah! ¿Te la creiste? ¿Crees tú que un aristócrata puede saciar a mi genial persona solo con un poco de sí?

- ¡E-Ese tipo de cosas no se dicen! ¿A-Acaso tu crees que aceptaría aquella proposición indecorosa? Solo dime que tipo de chocolate quieres...

- Ahí veremos, tú solo camina hacia la tienda, ¿okay?

- Está bien -resignado, se dirigió a la tienda, específicamente a la sección de dulces- Elije rápido, ¿Quieres?

- ¡Calma, señorito! Tengo tiempo de sobra...

- ¿Que has dicho? ¿Es que acaso no piensas arreglarte y ponerte ropa adecuada para la celebración? ¿No piensas que yo debo terminar los preparativos? -Dijo el señorito, algo alterado-

- ¡Está bien, está bien! ¡Ya elijiré! -Tomó una caja de chocolates cualquiera, total, su ideal era fastidiar al aristócrata, y talvez pasar un poco de tiempo con él-

- Toma -El austriaco le entregó una cierta cantidad de dinero- Paga, yo debo ir a casa.

- ¿¡Eh!? ¿¡Piensas irte a tu casa arriesgandote a que te pase algo allá afuera!? ¡Arriesgas tu vida... y tu virginidad!

- No digas estupideces, si quieres que te espere, te esperaré, ¿Está bien?

- Bah, yo soy asombroso, no nesecito que aristócratas me acompañen a ninguna parte, lo decía solo para no manchar mi nombre de asombrosa persona, ¿eh?

- Claro, como tú digas, pero, ¡deja de perder tiempo elevando tu ego y paga luego, obaka-san!

- Como sea, vamos. -El prusiano tomó de la mano al austriaco "para que apurara más el paso" provocando un tanto de nervios, algo de aceleración el estar a su lado, entrelazandose con las manos. El prusiano pagó, y como era de esperarse, se quedó con el vuelto. Salieron de la tienda, y sin soltarle de la mano se dirigían a la casa del austriaco por el mismo camino que éste se dirigía anteriormente, solo que adentrandose un tanto en los hermosos árboles que el bosque les brindaba. El pelinegro, todavía con el corazón acelerado por la acción del albino, preguntó algo nervioso, rompiendo el silencio:-

- ¿E-Era necesario que me tomaras de la mano para pagar?

- Claro, eres tan lento, que si no te hubiera tomado la mano, todavía estaríamos en el local. Además, ¡agradece que tocas una mano perfectamente asombrosa!

- Claro, asombrosa, si fuese realmente asombrosa, te hubieras puesto guantes, ¿no crees?

- ¿Guantes? Gah, eso es para los bobos friolentos, soy tan genial que no siento frío...

- ¿¡Estás insinuando que soy un bobo friolento!? ¡Qué te has creido! ¡Al menos cuido mi persona, y no tengo el ego tan elevado como cierta personita! -Regañaba al albino, pero este estaba distraído mirando una peculiar hoja- ¿Me estás escuchando?

-algo distraído- Cállate, aristócrata. ¿Ves esa ramilla de ahí?

- Claro, ¿qué tiene de especial?

- Oh, vamos, ¿acaso no sabes lo que es?

- Supongo que son esas ramas perennes de invierno.. ¿A que se debe tanta importancia?

- ¡Narr Aristokrat*! ¡Eso es muerdago! [Narr: Tonto en alemán xD]

- ¿M-Muerdago? Aquella ramilla que al pasar por debajo de ella... debes... ¿b-besarte con la persona que estás al lado?

- Ja. Pero no es tan simple, estás pasando conmigo, con mi asombrosa persona, si cumples la tradición... ¡imagínate!

- No creo que pase nada especial, no creo en supersticiones... -el austriaco siguió caminando dudoso, dentro de él moría por tocar los labios del Albino, aunque no lo admitiera, pero no quería bajar su orgullo, haciéndolo, no debía, no era correcto según él-

- Oh, vamos, yo sé que tu quieres cumplir la tradición conmigo!

- N-No digas estupideces, nada va a pasar si no cumplo la tradición... -caminaba a paso lento-

- Agh... -El albino tomó al aristócrata de la mano que le faltaba, y lo acorraló en un árbol, presionando su cuerpo en contra de el cuerpo del Austriaco, para que no pudiese escapar, quedando el menor más nervioso de lo que estaba, y porsupuesto, más sonrojado de lo que estaba anteriormente, aunque este creyera que no es así. Tambien es importante mencionar que el señorito quedó con las piernas "intercaladas" a las del mayor, para evitar posibles accidentes que, sobretodo el de ojos carmesí lamentaría. Este, con sus, ahora, manos libres, le sujetó la cabeza suavemente, pero con firmeza- ¿Sabes que? -habló el prusiano, peligrosamente cerca de el acorralado- Mi asombrosa persona tiene mucha curiosidad de cumplir la tradición, ¿no crees que dejarlo con las manos vacías es una mala educación?... -El de ojos violeta quedó perplejo, sin habla ante lo que el mayor decía, tampoco quería hablar, estaba muy acelerado y nervioso para hacerlo- ¿Te has quedado sin habla? ¿Eh? -dijo casi rosando los labios del Austriaco- Está bien, lo haremos más interesante... -el Prusiano tomó un pedazo de chocolate pequeño y lo puso entre los dientes del menor. Éste, muy nervioso, quiso hablar-

- G-Gilbert... A-Aquí no... nos pueden v-ver...

- Tranquilo, los árboles nos tapan por completo... ¿Por qué tan nervioso, Austria?

- ¿¡Y-Yo!? P-Para nada, es solo que... m-me falta la respiración, p-porque me estás presionando...

- Mala suerte por tí, es la única forma de que no te escapes, así que te aguantas... Un momento... Yo había dejado un pedazo de chocolate en tu boca... Aristócrata malvado, te has comido lo que me correspondía, mereces un castigo, pero no ahora... En fin. -puso otro pedazo de chocolate en la boca del pelinegro- quédate quieto... -El menor no hizo otra cosa más que desviar la mirada, sonrojado, sin mencionar palabra alguna. El albino lo quedó observando un momento, quería matar el tiempo, le gustaba verlo semi-rendido ante él- ¿Sabes? -dijo, con una voz grave, acariciandole el cuello- con ese pedazo de chocolate te ves tan apetecible... -Miraba los labios de Austria con deseo, y se lamió los labios- debería tenerte así más seguido, no crees, Roderich? -El mayor se acercó aún más, comiendo lo que sobraba de chocolate para llegar a los finos labios del Aristócrata, y otorgarles un cálido beso, saboreando una mezcla de Austria y chocolate, recorriendo cada centímetro de la boca del de ojos violetas con su traviesa y curiosa lengua-

"¿Es mi imaginación...o Roderich no se opone a nada?"- Pensaba Gilbert, quien se aprovecharía de la no-resistencia de Roderich, porque encontraba que esto pasaba una vez entre 500-

- Pensandolo bien... debemos cumplir bien la tradición, ¿no crees? -Dijo, poniendole otro pedazo de chocolate en la boca, y repitiendo la acción de comerlo-

- Estúpidos lentes, ¡no hacen más que estorbar! -Le sacó los lentes, y los metió en una bolsa de las compras. Terminada la acción, prosiguió a besar otra vez aquellos labios remojados, que aunque no le gustara admitirlo, lo mataban por su elegancia. Besó al austriaco con más intensidad, esta vez su lengua no fue sutil, y recorrió hasta lo más profundo de la boca de Roderich. Sus manos aprovecharon de sacar aquel chaquetón, y desabrochar su fina camisa, que ahora estorbaban, y recorrer el torso del Aristócrata, ya con lujuria. El Aristócrata estaba demasiado nervioso, demasiado confundido como para realizar alguna acción, lo único que él podía hacer, era sonrojarse más y más, complacer el interior del albino con los gestos que él mismo provocaba, subir las temperaturas corporales de cada uno, hacer un intento de alejar al Prusiano, pero demasiado debil como para que éste pudiera no evitarlo, y por la fuerza que ejercía el mayor, dejarse llevar.
El prusiano dirigió sus húmedos y suaves labios hacia el cuello del menor, dejándo a este, al menos posibilidad de hablar-

- G-Gilbert... -dijo jadeante- S-Se me hace tarde...

-El nombrado siguió, pero segundos después, dió un suave y último beso en el cuello de Austria. Se dirigió al oído de éste-

- Esto continúa en tu casa, quieras o no, ¿okay?

- No digas e-esas cosas, eso es imposible, n-nos estará escuchando todo el mundo, a-además, ¡no es correcto seguir! -dijo aún jadeando y abrochandose la camisa otra vez-

- ¿Tú crees que eso me importa? Siempre termino lo que comienzo, para eso no hay excepciones, menos tú.. -dijo, con aquella voz grave, mientras su mano recorría desde la nuca, para llegar suavemente hacia la espalda, y llegar a su destino final: su parte trasera, alertando a Roderich, y haciendo que éste vuelva a su actitud normal-

- ¿¡D-Donde rayos crees que estás manoseando!? -El austriaco quitó la traviesa mano del prusiano de un golpe- ¡Pervertido! -Alejó al prusiano de él, para luego tomar las bolsas, ponerse su chaquetón e irse, sin pensar que el mayor lo seguiría-

- Ya escuchaste, esto no se queda así... Nos vemos en un rato más, Österreich... -dijo el albino tomándolo por detrás, de la cintura, y dandole un tierno beso en la mejilla- Considerate un afortunado, ¡mi maravillosa persona te hará tener la mejor noche de tu vida!

- Sí, claro, solo arréglate, y llega a mi casa con buenos modales, okay? -El pelinegro siguió con aquella indiferencia por fuera, pero sabía que por dentro era el aristócrata más feliz del mundo entero, otra cosa es que su orgullo no permita decirlo.
Por otra parte el albino quedó pensando: ¿Por qué esta vez fue tan permisivo? ¿Por qué ese cambio de conducta tan repentino? ¿Por qué me gusta que sea así? ¿Por qué... quiero volver a intentarlo?, mientras seguía su camino a casa, haciendose un montón de preguntas, a las que solo encontró una respuesta:-
- Roderich me ama. -dijo para sí, en voz baja, mientras caminaba a casa, y pensaba en como hacer pasar al austriaco, la mejor noche de su vida-

PD: Quien me diga el por qué del título del Oneshot le hago un longshot a pedido n__n

_________________
Immer die Dinge Sinn
avatar
Roderich Edelstein
Estudiante 2º
Estudiante 2º

Mensajes : 304
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 23
Localización : Viena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Roderich Edelstein el Vie Nov 04, 2011 9:41 pm

Holi de nuevo~

Tengo un nuevo fic para ustedes~

Para la user de Lovi, con todo el amor al Spamano que le pueda tener:

Nombre: Distance.
Pareja : EspañaxRomano
Autora: Nezu Phantomhive
Tipo: Longshot
Advertencias: Ninguna n_n
Spoiler:
Distance

~ Miraba su ventana atento, deleitándose con la bella vista que la hermosa Venecia le otorgaba mientras la antigua y elegante carroza avanzaba hacia el destino, que por fin se veía cerca:
- ¿Qué será de él?- Pensó, hace mucho tiempo que no veía a su amado, su prometido, quien le hacía mucha falta, ya que el país del visitante había entrado en una sangrienta y catastrófica guerra civil, de la cual su enamorado no se había enterado aún, y esperaba que no se enterara para evitar posibles preocupaciones sin sentido. Aunque conociendo a su novio, lo trataría como un imbécil por dejar que su país estuviera en una guerra civil de tal calaña.

Estaba simplemente devastado, pero ninguna guerra, ni catástrofe en el mundo podía impedirle sonreír y hacer feliz a “esa” persona.
-¿Qué piensas hacer cuando lo veas?- Habló su estimado amigo, afligido por el terrible momento en el cual su compañero pasaba.
-¿Quién dijo que lo íbamos a ver?- Sonrió, como siempre sonreía, para todo…

*flashback*

- Lovi~ ¡Llegué a casa! – Exclamó el español, contento, le tenía una sorpresa-
- Maldición, por fin llegaste! ¿P-Por qué vienes llegando tan tarde? ¿Dónde estabas, idiota? ¡Estoy muerto de hambre! ¡Eres un desconsiderado! ¡Imbécil! ¡Dame de comer!
- P-Pero Lovi…
- Lovi ¿¡QUÉ!? ¡Seguramente estabas en un bar de mala muerte con los idiotas pervertidos de tus amigos, siéndome infiel con cualquier cosa que se mueva! Se supone que por algo acepté vivir contigo, ¿y me dejas botado de esa forma?
- L-Lo siento Lovi… -El español quería explicarle que necesitaba un poco más de dinero para el gran regalo que le había comprado pero prefirió no decir nada, escondiendo su baja de ánimo por los retos del italiano, se dirigió a la cocina de la humilde casa, hoy no le había ido bien con su jefe, pero aún así no dudó en gastar todos aquellos ahorros que con hambre, sudor y lágrimas había juntado hace tiempo atrás, en el especial regalo que ahora dejaba en una mesita, y el Italiano no dudó en revisar-
- Hah… -lanzó una risa burlesca- ¿Quien te lo dió? ¿Te vas a casar? Vaya idiota, se supone que estás conmigo y te vas a casar con otra persona… Maldición, te odio! ¿¡Cómo puedes decir que me amas, si hay otra persona en tu vida!? N-No sé como te soporto, Spain! – El menor comenzó a tirarle todo lo que estaba a su paso por la rabia, según él, el español lo dejaría botado para casarse con quien sabe quien. Además, tenía la suficiente hambre como para incluso aceptar comida francesa.

Al terminar todo el berrinche de palabras groseras y objetos contundentes y no contundentes volando por los aires, el mayor lanzó una mirada un poco seria, estuvo así durante unos 20 minutos, tratando de decirle a Lovino con la mirada, que estaba cometiendo el peor error de su vida. Se sentía triste, algo allí adentro dolía, era su corazón que pedía un poco, solo un poco más de cariño de parte del Italiano, pero luego volvió a sonreír tal y como lo hacía siempre, tomó el presente, y se arrodilló ante Lovino, después de todo ese era su gran propósito hoy, y haya dicho lo que haya dicho, Antonio no dejaría pasar esta oportunidad-
- Lovi… Este anillo no me lo compró nadie, lo compré con todo ese dinero que gastaba en solo tu almuerzo, y me quedaba sin comer… ¿Te acuerdas?... -suspiró- Esto lo vengo planeando hace mucho tiempo, fue el sacrificio más grande que he hecho en mi vida, pero aún así no me arrepiento… -sacando a luz un hermoso anillo hecho de oro blanco, con hermosos diamantes pequeños alrededor de un hermoso zafiro que le daba una elegancia única al anillo, poniéndolo suavemente en uno de sus dedos, el penúltimo para ser exactos- Lovino Vargas… -tomó aire, y le sonrió dulcemente al nombrado- ¿Quieres… casarte conmigo? -El menor, al escuchar la respuesta del moreno quedó atónito, se sentía el mayor imbécil al recordar todas las palabras feas que le dijo, empezó a recordar que hubo un tiempo en que su Antonio había bajado notoriamente de peso, trabajaba más y su aspecto se deterioraba… Nunca logró saber por qué estuvo así, ahora entendía todo, todo eso lo había hecho por él, y la única persona desconsiderada, imbécil, idiota, y todos los adjetivos calificativos de la peor calaña que su vocabulario le podía otorgar-
- A-Antonio… -dijo, con unas pequeñas lágrimas cristalinas asomándose en sus orbes- ¿N-No me estás jugando una broma, verdad?
- Jamás jugaría una broma de este tipo con la persona que amo… -respondió, seriamente, mientras que Lovino desesperadamente buscaba que los brazos de su español lo cobijaran en un tierno y cálido abrazo, y sintiendo un notorio rubor en sus mejillas, habló quebradamente-
- Perdóname por decir todas esas estupideces… el único imbécil soy yo… ¡P-Perdóname Antonio! –Dijo, mientras las lágrimas del Italiano mojaban lentamente la camisa del mayor- ¡P-Perdóname! N-No merezco nada de lo que haces por mí
- Todo está bien, Lovi… ¿Me responderás si quieres pasar el resto de tu vida junto a este idiota español, que lo único que sabe hacer es hacerte pasar rabias y amarte de manera descontrolada? –lo miró a los ojos, adoraba verlo sonrojado, tal y como era cuando pequeño-
-Idiota… n-no lo pensaría dos veces… ¡C-Claro que sí! –dijo, acercándose tímidamente a su español, para colisionar aquellos perfectos y hermosos labios con los suyos, haciendo de ese desastre el escenario más dulce y lleno de pasión que se pueda observar-

*Fin del Flashback*

Un idiota de los que iban en la carroza interrumpió su perfecto recuerdo…

- Eh, ¡Antonio! ¿Por qué tan distraído? ¿Acaso estabas pensando en como darle a tu noviecito? Nhahahahahaha~ –Un engreído prusiano rió estúpidamente junto al Francés, quien no podía pensar en otra cosa al ver el iluminado rostro del español-
- No sean idiotas… -rió un poco, no podía no causarle gracia- Este jefe no anda con cualquiera, no es como ustedes, el Oyabún es fiel~ –Les mostró aquel hermoso anillo que estilizaba su mano-
- Oh, discúlpeme princesita, ¡no queríamos molestarla! –El francés siguió molestando al castaño en compañía del albino, quienes no podían parar de reír de tanta estupidez que decían-
- Vaya par de idiotas, compórtense, la de tomatazos que les llegará cuando lleguemos…
- Oh, ¡que miedo tengo! Francis, ¡protégeme de la amenaza de los tomates! –dijo otra vez el prusiano, provocando que el Oji-verde les pegara en la cabeza a los que se burlaban de él-
- Tranquilos, ya llegamos~ -El moreno se bajó ansioso de la carroza sin esperar a nadie, casi corriendo hacia la casa de los hermanos Italia. Llegó a la puerta cuando escuchó unos raros sonidos-
- N-Niichan! S-Sacalo luego… ¡Duele! ¡A-Ahh! –se quejaba de dolor-
- ¡Quédate quieto, i-idiota! ¡Así no lo podré sacar luego! ¡Deja de hacer tanto escándalo, ya no queda mucho para que esto termine! -El español se quedó atónito escuchando el “diálogo”. Se podía saber perfectamente que la primera voz era Feliciano, y la segunda voz… Su amado Lovino. Quiso escuchar un poco más, para ver si su mente no lo engañaba cruelmente-
- ¡A-Ah! ¡I-Idiota! ¡N-No te muevas de esa manera! ¡Es muy grande para poder hacerlo de una vez!
- P-Pero.. N-Niichan… ¡T-Termina luego! M-Me duele mucho… A-Aunque en cierto modo… se siente bien… -Se oyen unos pasos al interior de la casa- ¿Qué les pasa a ust--… -La persona que había entrado en escena no alcanzó a terminar lo que quería decir-
- D-Doitsu! A-Ayudame a t-terminar con esto… ¡R-Romano es demasiado lento!
- Hm… Par de idiotas, esto se hace así –Se sintió un gran grito de los hermanos, y el moreno, escuchando afuera de la casa no pudo aguantar el seguir escuchando aquella escena, sentía que algo se destrozaba dentro de él. Recordó cuando el mayor de los Vargas le había contado sobre la llave debajo de la alfombra, porque siempre se quedaban las originales dentro de casa, y no dudó en buscarla. La encontró y abrió, y se encontró con lo contrarió a lo que él pensaba…-
- ¡B-Bastardo! ¿C-Como r-rayos entraste? –Le preguntó sonrojado y a la vez emocionado-
- Spain-niichan! ¡Qué gusto verte! Ve~

-El español no sabía que cara poner, se sentía un idiota al pensar que su prometido lo engañaba, siendo que simplemente se había enredado su rizo con el de su hermano…
Corrió desesperado hacia el Italiano mayor y lo abrazó, siendo tiernamente correspondido, ya que tampoco éste tenía demasiada movilidad. Apenas el alemán desató el gran nudo, el mayor de los vargas corrió hacia los brazos de su prometido… pero… ¡No es porque lo extrañara! ¡Tampoco porque estaba feliz de verlo!-

- Tanto tiempo, Lovi~ -se acercó a su oído- estás mucho más hermoso de lo que recuerdo… -El último comentario hizo sonrojar al menor, haciéndolo simplemente callar por un momento, sin dejar de abrazarlo-
- ¿D-Donde rayos estuviste? N-No es que te haya extrañado…
- Haciendo de mi casa un lugar digno para recibir a alguien como tú…
- ¿D-De veras? –lo miró fijamente, no se esperaba esa respuesta-
- Claro, ¿donde más estaría si no fuera contigo?
- … N-No lo sé…
- ¿No te gustaría acompañarme a dar una vuelta?
- C-Claro… -tomó las llaves de la casa, que estaban en un mueble cercano- ¡Voy a salir! – Lovino dejó a su hermano menor y al alemán entre una mezcla de sorpresa y desentendimiento, no podían creer que una persona fuese tan cambiante en pocos segundos. El español y su prometido subieron a la carroza, encontrándose con la sorpresa de los dos idiotas que estaban dentro-
- ¡D-DÉJAME SALIR DE AQUÍ ~! Se escuchó por lo menos a dos cuadras de la carroza. Muchas risas juntas del trío de amigos se escucharon posteriormente.-

_________________
Immer die Dinge Sinn
avatar
Roderich Edelstein
Estudiante 2º
Estudiante 2º

Mensajes : 304
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 23
Localización : Viena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Lovino Vargas el Vie Nov 04, 2011 10:35 pm

ha~ ame el fic muchas gracias de verdad!! tu dibujo esta casi listo pero ahora me voy a dormir xDD mañana lo subo y de verdad gracias por el fic.

_________________
Lovino Vargas
avatar
Lovino Vargas
Estudiante 2º
Estudiante 2º

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 07/10/2011

Ver perfil de usuario http://http:/BlackGrinKingdomEternalFantasy.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Roderich Edelstein el Vie Dic 09, 2011 11:09 pm

Holi~ Volvió la user del señorito a joderles la existencia~ (?)
okay, no xD
Vine a traerles un nuevo fic~ Que no es tan fic, es más bien un long-shot, lo estoy haciendo a pedido de la user de Kiku <3

Nombre: Confessions
Pareja: Ameripan
Autora: Nezu Phantomhive~ [Yo nomás po c: xD]
Tipo: Long-shot
Advertencias: Ninguna~

Este es el primer capítulo de nosé cuantos xD
Mis disculpas a la user del japon por demorarme en el 2º capítulo, la inspiración no ha llegado, pero va en proceso~ c:

Spoiler:
Confessions.
Capítulo I:

~ ¿Por qué me tiene que pasar esto a mí? No sé que pensar… ¿Es esto lo que realmente necesito para complementar mi larga vida? ¿Será realmente él, quien logre llenar aquella felicidad que jamás pude tener? No, no es correcto pensar eso… Aquella persona es joven, y llena de vida, con pensamientos descabellados, y capitalistamente descabellados… P-Pero… ¡Él es tan amable conmigo! Y yo soy un anciano, tímido desde mucho, ya no sé que pensar… Somos totalmente contrarios… ¿Será esto… amor? –Moví la cabeza en forma negativa- No, jamás será eso… -dijo, algo deprimido por sus autorespuestas- Él tiene a Arthur-san, ¿Qué rayos estoy pensando?... ¿Cómo saber qué pasa conmigo? –Recuerdo haber tapado mi cara con mis propias manos, las preguntas iban y venían en mi cabeza, no sabía que hacer, qué pensar, menos ahora, que estaba en un crucero, encerrado y condenado a soportar cada uno de sus entusiastas encantos, conteniendo mis impulsos… Pero… ¿Cómo comenzó todo esto?... Quise sentarme, y comencé a recordar todo mientras escuchaba el relajante sonido del mar, que calmaba mis atarantados sentidos y me ayudaba a pensar…-
*flashback*

Lunes, 6 de agosto de 1945, 7:30 A.M.

-Me levanté, suponiendo que hoy sería el mismo día desde hace 6 años atrás, cuando todo este conflicto había empezado. Debía luchar, aunque nunca pude tener claro a toda la gente con quien luchaba, mis acciones siempre han sido claras, y la mayoría de las veces acertadas.
Recuerdo que en ésos días, “Los aliados” ya me habían pedido la rendición incondicional, mis compañeros habían caído abruptamente, pero sentía que no debía rendirme en lo absoluto…
Dios, ¿Qué he dicho?... El luchar solo es una locura, son grandes potencias, y yo solo soy un anciano combatiendo por su dignidad como país…-
-“Having found the bomb, we have been used it.” – Había escuchado cierto comentario hacia él, de parte de cierto Estadounidense, nunca le tomé importancia, siempre había recibido críticas destructivas acerca de él de parte del Inglés, antes de que todo esto empezara. Lo que no sabía, era que aquella frase le costaría más de lo que mi fría y concentrada mente pensaba- ¿Qué era lo que sentía en ese preciso instante? Un presentimiento. Algo de nerviosismo, no sé si le podía llamar terror. Pero, sintiera lo que sintiera, nadie se detendría por mí.

8:00 A.M.

- ¿Qué me quieren decir con que debo tener cuidado? ¿De qué enemigos potentes me hablan?... No sigan confundiéndome, por más que quieran… ¡No me rendiré!...- Dije eso a mis jefes, sin saber que aquello me saldría más caro de lo que pensaba. Fui en dirección a Hiroshima, sin recordar muy bien a que iba-



8:15 A.M.

-Mis oscuros ojos no me engañaban, ¿Eran aquellas naves norteamericanas? Muy encima de aquella ciudad, podía ver un avión de alto calibre, en el cual se podía leer: “B-29 Superfortress”. Imponía miedo, estaba tan lejos de mí, pero sentía que aquellas personas que estaban dentro se involucrarian más de lo que yo desearía en mi vida. Ellos, quienes miraban al suelo con desprecio, como si supieran que aquella era la última vez que lo verían de esa forma… Y fue así, A los segundos después, pude ver que algo gigante salía del avión, y a mi pueblo atemorizado, correr por todas partes, no hice más que esconderme en un alcantarillado medio abierto, cerrándolo obviamente y protegiendo mi cabeza con las manos-
- Darekaga tasukete, kudasai! [Alguien ayúdeme, por favor!]- Pude escuchar con mucho esfuerzo, unos gritos aterrorizadores, mis oídos sangraban después de aquel estruendo que atemorizó a todos mis sentidos, sentí una vibración gigante, que hizo chocar mi cabeza con las paredes del alcantarillado. Me sentí mareado, no sabía que estaba pasando allá afuera, ¿Por qué hacían todo esto? ¿Quién fue?...
Muchas preguntas yacían en mi cabeza, pero algo me decía que debía salir de ahí.
Salí, tan y como me lo propuse, y lo único que podía ver, eran cadáveres por todas partes. Brazos, piernas sueltas, cuerpos explotados por completo, caras deformadas, gente agonizando, las casas en llamas, y una gran nube de humo enceguecedora inundaba el lugar.
Tapé mi boca con mi traje, el olor era lo suficientemente fuerte para desmayarme en aquel moribundo lugar, al caminar con precaución en aquella ciudad que no era la misma de hace 10 minutos atrás, me sentí aterrorizado. Jamás olvidaré aquellos bebés tirados en el suelo, junto con los otros cadáveres de personas inocentes, que nada tenían que ver. Aquellos jóvenes, que solo solían disfrutar la vida, y aquellas personas de las demás edades, idas, ya nada había que hacer. La sangre fluía hasta llegar a mis pies, y las ardientes brasas decían mi nombre para llevarme lejos de aquí, me indicaban que esta ciudad había muerto. De repente, escucho una voz chillona y entusiasta, junto con la de una voz seria, y tosca:
- Nice Fight, Mr. Truman! –Habló la voz aguda-
- As I said, Having found the bomb, we have been used it. –Respondió la voz grave, como si de un triunfo se tratase, y mi mente reaccionó de la nada al escuchar aquella frase. Mis sentidos se activaron por unos breves segundos, solo para reconocer aquellas palabras, y antes de perder la conciencia, pude saber que todo esto fue parte de las fuerzas Norteamericanas. Antes de no saber a donde llegaría a estar cuando despierte, pude ver aquellas siluetas, que prometí jamás olvidar en mi vida. En aquel momento me sentía devastado, sentía como había perdido gran parte de mí, sentí como caía poco a poco ante el “enemigo”, quien, años más tarde pasaría a ser la persona que me lleva a la perdición en lo más profundo de mi mente-

*tres días después*

-Desperté desorientado, tal y como todo lo que de repente se me había venido a la mente hubiese sido un sueño… Pero no, las secuelas estaban ahí, el gas tóxico había inundado mis ojos, dejándome una ceguera temporal y sentía fuertes dolores en mis oídos y algunas partes de mi cuerpo-
- ¿D-Donde estoy?- Pregunté, como si supiera que alguien me estuvo observando desde que caí, hasta que desperté. Esperé respuesta por unos segundos, nadie contestó. Supuse que estaba solo, ya que no podía ver en lo más mínimo, la ceguera me lo impedía.
¿Qué sentí en aquel momento?
Debilidad. Sentí que era un pequeño bebé, tal y como lo fui hace poco menos que 2000 años…-
- Disculpa… ¿Interrumpo algo? –Una voz muy familiar parecía hablarme-
- No, tranquilo, no interrumpes nada. ¿Podrías ser tan amable de decirme quien eres, y a quien buscas? No es por ser descortés, pero según yo, ningún conocido mío se ha enterado que estoy aquí… -Hablé a la defensiva, su voz era demasiado familiar par mí-
- Disculpa, soy Alfred F. Jones, y es mi deber como héroe comunicarte algo!
- A-Alfred… F. Jones? –Me sonó a… ¡Un nombre norteamericano! Claro, ¿Cómo no haberlo pensado antes? ¡Él fue el estadounidense que mató a mi gente!- ¿Q-Qué quieres decirme?
- Debo… decirte algo acerca de lo que ha pasado hace tres días, me sentiría culpable si no lo digo…-murmuró como un niño pequeño, como si hubiera hecho alguna maldad, y esta fuera la hora de disculparse-
- Soy todo oídos… -dije en un sentido literal, ya que era lo único con lo que podía tomarle atención-
- Verás… Acerca del atentado de aquel lunes… Es mi deber decirte que no fue mi intención haber hecho todo lo que pasó… con aquella ciudad que ya prácticamente no existe…
No estoy seguro si me entiendes, pero al igual que tú, yo tengo jefes que me mandan, y no puedo fallarles, ¿Cómo un héroe puede fallarle a su gente? Y mis jefes me mandaron a destruir con bombas nucleares a Nasagaki e Hishomira...
- Nagasaki e Hiroshima… -corregí, poco convencido-
- Eso, eso… Pero como ya veo… creo que me excedí… La idea era un bombardeo para que aceptaras la rendición incondicional, al igual que los villanos de tus compañeros… Pero… realmente me gustaría pedirte disculpas, no fue mi intención… -El chico me habló algo serio, sin quitarle aquel tono de niño pequeño que tenía, no podía decir que era fastidioso… pero le quitaba seriedad a lo que decía-
- ¿Cómo poder comprobar lo que me dices? –dije serio, desinteresado, y a la defensiva, le creía, pero debía asegurarme-
- ¡Te digo la verdad porque yo soy el héroe! –Alardeó. Por un momento pensé que todo esto era una broma -
- Y…eso que tiene que ver? –volví a preguntar-
- ¡E-En mucho! –Aunque no lo conociera de rostro, podía imaginarme que tenía cara de niño extremadamente alborotado, algo idiota para sus pensamientos, y ególatra… como ahora. Pero algo me decía que no lo ignorara- Yo, como héroe, te acompañaré en tus desdichas, hasta que mejores, ¡Y podamos ser buenos amigos! –Sentí como me tomaba de las manos fuertemente- Es un trato, ¿Sí? –Debo admitir, que en aquel momento me sentí especial, nadie, a exceptuar de Arthur-san, China-kun y mis Jefes se habían preocupado por mí…-
- E-Está bien… ¿Y qué pasó con la guerra?
- Todo terminó, tus jefes aceptaron nuestra propuesta… Pero eso no importa, ahora, yo te ayudaré en todo lo que mis heróicas acciónes puedan, y seremos grandes amigos… Eh… Disculpa, ¿Cuál es tu nombre? –preguntó con un tono curioso-
- M-Mi nombre es Kiku… Kiku Honda… E-Es un trato. –por alguna extraña razón su voz me traía paz, a la vez que molestia, y su presencia me causaba protección… Nunca pensé que un enemigo me haría sentir de esta manera…-

_________________
Immer die Dinge Sinn
avatar
Roderich Edelstein
Estudiante 2º
Estudiante 2º

Mensajes : 304
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 23
Localización : Viena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Iván Braginski el Sáb Dic 10, 2011 12:37 am

Nombre: Goteo
Pareja: -ninguna- MonstruoxAlfred
Autora: Ramii-chan
Tipo: One-shot
Advertencias: ....ninguna.... creo

Este fue un fic escrito para un concurso de Halloween, así que la temática no junta muy bien con las fechas actuales... je...

Me dijeron que todos los fic se publicaban en el mismo post... así que si me equivoque, avisan y lo muevo.


Spoiler:
Alfred tiene miedo.

El clásico miedo que da en la mitad de la noche cuando las paredes comienzan a crujir por motivos naturales y las sutiles sombras nocturnas parecen aterradoras.

No, Alfred no tiene miedo.

Alfred esta aterrado en toda la expresión de la palabra. Y motivos no le faltan.

Se cubre por completo con las cobijas de la cama, hasta la cabeza, buscando esa seguridad que siempre da el estar cubierto, como si de nuevo se estuviera en el seno materno, aunque él nunca haya estado en algo así. Apega las piernas al cuerpo y suspira profundo, tratando de calmarse. Sus ojos vagan bajo los pliegues de las sabanas a la espera de algo, un movimiento, lo que sea. Pero todo está en calma.

En esos momentos le encantaría sacar la mano y tantear por el velador hasta dar con su lámpara y poder encender la luz, pero no puede, es tanto su miedo que no se atreve a sacar la mano fuera de su lugar seguro.

Otra vez trata de calmar su respiración. Se repite mentalmente una y otra vez que es un héroe y que no debe temerle a nada, que es un hombre, no un niño para tener un temor tan infantil como la oscuridad.

Pero sabe… que no es a la oscuridad a lo que teme, sabe muy bien que hay algo más. Algo que no debería estar en su cuarto en esos momentos.

Sigue rogando internamente, que ya sea de día, que por algún milagro aparezca Iggy como cuando era niño y le diga que los monstruos ya no existen, que haya luz, que llegue Tony a acompañarlo, que la sabana deje de deslizarse hacia una orilla cayendo lentamente…

Su respiración se congela cuando siente como le quitan su cobija, como la van deslizando lentamente por su cuerpo, como si fuera algo sensual, hasta que cae por completo al piso y el queda descubierto.

Comienza a tantear desesperado por la mesita de noche para poder encender la luz, pero en su desesperación solo logra derribar la lámpara y el sonido de la ampolleta quebrándose es lo único que llena el silencio de su cuarto por un breve segundo.

Luego se escuchan sus jadeos asustados.

Tiembla, apega de nuevo las piernas a su cuerpo, tratando de mirar en la oscuridad para saber quien lo tortura de esa forma.

Plop… plop… plop… plop… plop…

El sonido de algo húmedo deslizándose por el suelo comienza a avanzar, de forma lenta. Algo espeso cae sobre la madera y el frio se apodera de él.

Plop, plop, plop, plop, plop.

Alfred mira aterrado hacia la oscuridad. Se apega cuanto puede a la cabecera de la cama.

El sonido de goteo se vuelve cada vez más rápido y cuando ya está sobre él… se detiene por completo.

Sus jadeos asustados es lo único que se escucha por la habitación. Su mirada sigue errática por cada rincón en busca de aquello que sabe que no quiere ver.

Tiene que actuar ahora, sabe que volverá, pero si enciende la luz todo estara bien, siempre está todo bien cuando hay luz, ¿cierto? Todo está bien con luz, todo está bien…

Duda un par de segundos pero salta de la cama. Resbala en algo viscoso que hay en el suelo y cae, pero no le importa, tiene que correr, llegar a la pared y encender el interruptor.

Avanza.

Algo le toca los pies y él lucha por seguir adelante.

Viscoso, frio, sube por sus piernas de forma lenta. Le sujeta. Comienza a jalarle del pantalón del pijama.

Pelea, se desespera y llega a gritar cuando siente el tacto repugnante en su cintura. Se le congela la respiración. Su voz hace eco por las paredes. Esta seguro que puede escuchar una risa como respuesta. Una burla.

Tiembla tanto que se le hace imposible ponerse de pie, sus manos se afirman en el suelo y se arrastra de forma lenta. Tiene que escapar, al precio que sea, no dejar que esa cosa viscosa siga avanzando. Que no suba por su espalda, ya casi llegando a su cuello.

Choca, ¡la pared al fin! Estira el brazo, y busca hasta dar con el pequeño swicht y la luz amarillenta de la ampolleta ilumina de golpe el cuarto.

Se sienta en la cama, temblando, mojado por el sudor frio de la pesadilla. Porque solo eso fue, una pesadilla. Sigue en su cama, con sus mantas, la luz de la lampara encendida. Todo está bien, como siempre debe estar.

Maldito Halloween, no debió comer tantos dulces.

Baja los pies al suelo, necesita una coca cola para olvidar el mal rato, y ver televisión. Alguna de esas viejas comedias que dan siempre a altas horas de la noche no le caerían mal, y tal vez hasta llamaría a Inglaterra solo por molestarlo un rato.

Baja al primer piso. En la sala esta Tony jugando video juegos. Pasa de largo a la cocina y abre el refrigerador buscando una lata de refresco. Cuando ya lo encuentra se da cuenta que todo está en silencio y no se escuchan los ruidos de los disparos de la consola.

-¿Tony?-asoma a la sala de nuevo. Su amigo está quieto, encorvado sobre sí mismo-Hey Tony, ¿Qué pasa?

Plop, plop, plop, plop.

Algo viscoso le cubre la boca. Un tentáculo negro avanza por entre su pijama.

Alfred cierra los ojos y cuando los vuelve a abrir el rostro liso y blanco como un huevo esta frente a él.

En el centro se raja y asoma una lengua negra. Una baba oscura y viscosa cae al suelo.

Alfred vuelve a pestañear de forma lenta y cuando puede volver a ver, aquello se cierne sobre.

Plop, plop, plop.

Deja de escucharse la respiración. Solo el goteo incesante llena el lugar.
avatar
Iván Braginski
Estudiante 3º
Estudiante 3º

Mensajes : 15
Fecha de inscripción : 15/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Roderich Edelstein el Miér Ene 11, 2012 9:49 pm

-Se enamora perdidamente del fic de la user del ruso- >w<

sadasd Volví o3o
Aquí está la segunda parte del fic a pedido de la user de Kiku, disfrútalo!

Nombre Confessions
Pareja: Ameripan
Autora: Nezu Phantomhive
Tipo: Longshot
Advertencias: Precaución de diabetes (?) okay, no.
Spoiler:
Confessions Part II

-Sus ojos… sus orbes azules como el cielo, son la única razón por la cual estoy aquí, viéndole disfrutar de su plena, y totalmente eterna vida… Viéndole ser totalmente feliz… Claro, como su mejor amigo debería estar feliz también, ¿no?
Y como dije, fue así como lo conocí, y formamos esta alianza, esta amistad que nos conllevó a ser casi hermanos, hasta el día de hoy. Puedo recordar perfectamente que al principio no estaba muy entusiasmado con la idea, le guardaba cierto rencor aún, mi ciudad todavía permanecía hundida en el trauma, en el horror…
Pero poco a poco, me fui acostumbrando, poco a poco me fui dando cuenta que era tan diferente, tan opuesto a mí, que comenzaba a atraerme, y poco a poco sentía que iba dejando de lado mi fría personalidad para sucumbir a sus encantos infantiles… por muy grande que fuese ya. Solíamos, y solemos compartir todo, hasta el punto de parecer mejores amigos inseparables, o hermanos perdidos… Nadie sospecharía (ni sospecha) que veo a la mayor potencia mundial, al gran Alfred F. Jones con otros ojos que no son para nada de amistad. Algunas veces he pensado que debí anticipar el precio que pagaría por enamorarme de él desde el principio, nunca había pensado que sería tan difícil convivir con este sentimiento día a día, por tantos años… Al principio pensé que una de mis peores pesadillas se estaba haciendo realidad, lo percibía en el aire, pero hice caso omiso… A la vez, podía verlo como el sentimiento más hermoso, aunque dolió el darme cuenta de aquello.

Desperté. Dejé de humillarme con mis propios sentimientos, y abrí mis orbes cafés para encontrarme exactamente donde me había quedado dormido, pude observar los bellos cielos azules de los mares de España... España... ¿Por qué me encontraba aquí?
Cierto....

-flashback-

-Era una conferencia mundial como cualquiera, todos ocupados en cualquier cosa menos prestar atención, y él... hablando, y dando ideas descabelladas y soluciones ilógicas para cada cosa... después de todo... Él era el héroe, ¿no?-

- Y... ¿Qué les parece mi heróica idea? Es fabulosa, ¿no? ¡Es imposible negarse! -Habló el estadounidense, mientras tomaba una de sus famosas bebidas-
- Me niego rotundamente, es la idea más idiota que has dado a conocer en toda la conferencia, además, con esa bebida se te entiende la mitad de lo que dices, ¡Idiota! -Respondió el Inglés, tomando la palabra del asunto-
- Cada día tienes menos cerebro, Amerika~ ¿Qué te parece si te damos unos golpes en la cabeza con mi hacha para ver si tiene reacción alguna? Sería divertido, Da~ -Respondió el Ruso, tomando la palabra después del inglés con una sonrisa macabra-
- Yo digo que la idea es buena, pero... ¡No es tan buena como las ideas del jefe! -habló un relajado español, tomando la palabra con cierta autoridad. A los segundos sintió los gopes de cierto Italiano al decir aquello-
- Claro, la idea te parece buena porque es tan estúpida como tú, ¡bastardo! -Habló el Italaino mayor, regañando al Español-
- Y-yo... digo que la idea es buena... Pero, ¿No cree usted que se necesitará demasiado dinero para construir un robot que evite el hambre en países de baja economía? Además, necesitaríamos un experto en esas cosas -Decidí hablar después de todas las cosas negativas que le habían dicho como respuesta-
- Protesto -Un austriaco reclamó- Es demasiado dinero el que se va a gastar, no es correcto invertir el dinero de forma tan desordenada, no corresponde que seas desconsiderado con la economía de todos nosotros -dijo educadamente, con argumentos, de forma pausada, pero seria-
- Concuerdo con el aristócrata avaro -respondió el Suizo- No daré ni un centavo para hacer este preyecto tan estúpido -concluyó sin decir ninguna sola palabra más-
- Japón, tú eres el único que me apoya, ¡Hazlos reaccionar! Tú, como mi mano derecha, ¡Diles que deben seguir las órdenes del héroe! -hablaba... ¿Había dicho que yo era su mano derecha?
Miró el reloj de la sala- Está bien, está bien, en la próxima conferencia veremos este problema, queda poco para terminar, y Antonio me ha pedido estos últimos minutos para hablarles~! -Se sentó al fin, y el nombrado pasó tomado de la mano junto con el Italiano mayor al lado del estadounidense-
- Eh.... Bueno, el jefe le quería comunicar a todo el mundo que... con Lovino, contrajimos matrimonio para exactamente tres semanas después... -pausó- ¡Y para celebrarlo todo el mundo está invitado a un crucero por mis mares! -continuó alegremente, para luego escuchar aplausos, y una que otra felicitación para la pareja-

-fin del flashback-

-suspiré, y me levanté para ver cómo iba todo... Y me sorprendí ¿Qué era lo que veía? ¿Acaso era el chico de ojos celestes como el cielo el que estaba sentado a un costado, preocupado por algo?. Fui hacia él, no permitiría que nadie le hiciera daño-
- Alfred-san, ¿Se encuentras bien?
- ... -se quedó en silencio- Japón... P-Perdóname... -musitó-
- ¿Q-Qué ocurre?
- S-sé que no me querrás volver a ver después de lo que te diré, por eso te pido perdón ahora -habló cabizbajo, nunca lo había visto tan serio-
- N-No se preocupe, siempre estaré acompañándolo... -afirmé-
- Perdóname... Perdóname... -repetía, mientras lentamente se acercaba a mí-
- A-Alfred-san, me está asustando...
- Shh... -me hizo callar, mientras acortaba nuestras distancias con un leve y sutil roce de labios. Me sorprendí, no podía creer lo que pasaba, me tomó suavemente del mentón para hacer un tanto más apasionado aquel beso... ERa demasiado hermoso para ser verdad. Finalizó, dando otro roce en mis labios, muy pequeño, muy delicado-
- Perdóname Japón... Siempre quise hacer eso... ¡porque tú le gustas al héroe desde hace mucho tiempo! -Confesó, totalmente sonrojado- ¿No me golpearás ni enviarás bombas nucleares a mi casa, verdad?
- ... -Todavía no podía creer lo que pasaba- C-Claro que n-no...E-Es más -no pude evitar sonrojarme, no acostumbraba a mostrar mis sentimientos fácilmente- Yo siento lo mismo por usted... -finalizé, desviando la mirada totalmente sonrojado-
- ¡¿De veras?! -Me abrazó- No sabes cuan feliz haces al héroe diciendo ese.... -Se levantó, ayudándome a levantarme- Kiku... -me tomó de las manos, con su infantil sonrisa- ¿M-Me dejarías ser tú gran héroe, para cuidarte, protegerte, y amarte por todo el tiempo que nos queda por vivir? -habló, como si estuviera proponiendo algo-
- ¿M-Mi héroe? -repetí suavemente, mirándole a los ojos. Tantas emociones en un día me confundían, ¡no sé que decir!
Suspiré, no podía decirle que no a aquella mirada tan encantadora e infantil- Acepto, Alfred-san... Al terminar esa frase, sentí una de sus manos acorralar cariñosamente mi cintura, para apegarme a él, y volver a unir nuestros labios en un cálido beso.
Y solo recuerdo que aquel crucero fue el mejor de mi vida, junto al mejor héroe para mí-

8'D -huye (?)-

_________________
Immer die Dinge Sinn
avatar
Roderich Edelstein
Estudiante 2º
Estudiante 2º

Mensajes : 304
Fecha de inscripción : 16/10/2011
Edad : 23
Localización : Viena

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Kiku Honda el Jue Ene 12, 2012 9:41 pm

muchas gracias a la user de Roderich ame el fan fic (ameripan) fue uno de lo mejores que he leído gracias user de Roderich eres una muy buena escritora yo jamas podre escribir un fan fic así como el tuyo lo ame mori y me emocionefue la historia mas hermosa de ameripan -se muere y se va al paraíso de puros Alfred al rededor-

_________________
Kiku Honda
avatar
Kiku Honda
Estudiante 2º
Estudiante 2º

Mensajes : 82
Fecha de inscripción : 07/10/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ~Zona Fanfictions~

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.